Estás aquí: Portada > Noticias


¡Vive la misión: Sé transparencia de Jesús!

Grabar en formato PDF

El 8 de enero, aniversario de la aprobación pontificia de nuestro Instituto (celebramos 134 años), es un día de acción de gracias para todas las Siervas de Jesús de la Caridad. A este motivo se ha sumado otro, en la Universidad Católica de Murcia (UCAM), donde estudian algunas de nuestras hermanas. Ha tenido lugar el taller: “Crédito solidario”, que organiza el Instituto Internacional de Caridad y Voluntariado Juan Pablo II. Un taller en el cual se dan a conocer testimonios misioneros a los alumnos. Tiene lugar todos los años y nuestra hermana Carmen Señor es invitada desde hace muchos.

El templo del monasterio estaba repleto de alumnos de todas las carreras, edades, e incluso países. Muchos simplemente por los créditos que se obtienen al asistir, otros por curiosidad, y otros seguramente porque Dios los llevó allí, ya que nunca se sabe dónde cae la semilla de la Palabra de Dios.
Un taller que estaba repartido en varias sesiones: a primera hora los testimonios, para seguir con encuentros por grupos con el objetivo de dar a conocer la misión de la UCAM en Perú.

En cuanto a los testimonios, en primer lugar, fue un matrimonio el que compartió a grandes rasgos su vocación: el milagro de permanecer 34 años casados, con ocho hijos, así como la experiencia de once años de misioneros en Japón.
El siguiente fue un seminarista de Brasil, que compartió la dura realidad de su infancia, así como el poder del dinero, que le hizo caer en las más bajas situaciones de pecado. Pero lo más importante había sido ese encuentro con Dios que le salvó la vida física y el alma. Hoy se encuentra aquí como misionero y dando gracias al Señor por ello.

En tercer lugar, apareció nuestra hermana Carmen, como siempre, animando el ambiente un poco apagado y frío. Cogió el micro, se puso en mitad del escenario, y sorprendió a todos con un canto, afirmando que no era Sor Cristina (ganadora del programa La Voz, en Italia).
Empezó contando con mucha naturalidad, así como es ella, su vida sencilla, sus ilusiones en el deporte, su encuentro taladrante con la voz de Dios, esa que no para hasta convencerte, hasta su entrada en las Siervas de Jesús, para luego hablar de sus experiencias en la misión, los momentos fáciles y otros no tanto, situaciones de necesidad o de abundancia, situaciones de alegría y situaciones donde incluso temió por su vida, pero cómo en todos los momentos experimentó la mano de Dios sobre ella. Un Dios amor, un Dios Padre, que esta esperando que cualquier joven de los que estaban allí presentes le abriera una puerta.

Algo que me gustó mucho fue que empezó hablando de su deseo de ser madre, como toda joven, para añadir al final que como Sierva de Jesús vive su maternidad al cien por cien, siendo madre de niños, jóvenes, ancianos, repartidos por Filipinas, por Paraguay, Chile, España, y… podríamos decir que en todo el mundo.

Después de unos minutos de descanso se organizaron en grupos los numerosos jóvenes, asignando un grupo a Sor Carmen. Siguiendo con el tema de la misión, continuó un intercambio de preguntas y curiosidades sobre el amor de Dios como donación. Nuestra hermana ha explicado que más que amor, debemos hablar de caridad. El amor de Dios es más de lo que nosotros, hombres, entendemos hoy por amor. El amor de Dios es caridad, donación sin esperar recompensa. Así también los misioneros; no es misionero aquel que da a la espera de ser amado o recompensado, sino aquel que da libremente.

Para mí, que he asistido por pura casualidad (las casualidades no existen), ha sido una mañana muy enriquecedora. Quizá una de esas jóvenes que había ido hoy allí porque Dios le tenía una palabra preparada era yo. Sí, porque escuchar la vocación de una Sierva de Jesús como Sor Carmen enciende la tuya. Gracias, querida hermana, por no parar de hablar de Dios con tu vida y palabras.

Sor Verónica Sorita, Sierva de Jesús
Murcia, 8 de enero de 2020

Portafolio

Recomendamos