Estás aquí: Portada > Noticias


Más de 7.000 motivos para ayudar a Filipinas

Grabar en formato PDF

M. Rafaela Lázaro lleva 54 años de vida religiosa fuera de España. En 1995 llegó a Filipinas, después de años de misión en Argentina, Colombia y Ecuador. Un tifón recibió en tierras asiáticas a esta religiosa, que no necesitó el idioma para anunciar explícitamente a Jesucristo. Así, recuerda una de sus frases más recurrentes en sus primeros años allí: “Estoy utilizando más el diccionario que la Biblia”, dice mientras ríe. Para compensar, utilizaba gestos y caricias, en un lenguaje universal más efectivo que el esperanto.

Falta de sacerdotes, templos insuficientes…

Además del tifones, el país que acogió a esta Sierva de Jesús presenta una elevada tasa de mortalidad infantil, altos niveles de pobreza, falta de desarrollo, problemas de saneamiento, desnutrición, prostitución como mal endémico para miles de niñas y adolescentes, así como una climatología muy dura. La situación de la Iglesia no es mucho mejor: carencia de medios para desarrollar su trabajo, falta de sacerdotes y agentes de pastoral; escasa formación de los catequistas y ministros de la Palabra, templos insuficientes y en malas condiciones, y dificultades para el desplazamiento. En un país compuesto por más de 7.100 islas, movilizar a fieles, catequistas y sacerdotes es muy difícil y muy costoso. No hay recursos para todo. Es una Iglesia pobre que vive como los más pobres, pero que presenta a Dios a través de las cosas pequeñas.

Filipinas, una Iglesia necesitada y perseguida que reclama lo mejor que podemos ofrecerles: nuestras oraciones y nuestra caridad. Si jugamos con el número de islas que componen este inmenso archipiélago, tenemos más de 7.000 razones para ayudar a nuestros hermanos filipinos.

Recomendamos