Estás aquí: Portada > Noticias


Javierada 2014

Grabar en formato PDF

Un año más el Señor nos dio la oportunidad de disfrutar de la peregrinación a Javier. Bien decididas el viernes nos dispusimos con nuestro equipaje a la espalda a vivir esta pequeña aventura que se nos regalaba. Se respiraba un viento cargado de ilusión y gran expectación unido quizá a algo de nerviosismo presente en aquellas en las que esta se convertiría en su primera Javierada. ¿Qué nos esperaba en este caminar? ¿Se quedaría en un simple andar y llegar a Javier? Una y mil preguntas iban surgiendo dentro de cada una… y así con muchas o pocas expectativas comenzamos nuestro viaje.

Tras unas horitas de autobús donde pudimos compartir tantas experiencias con toda la juventud que con nosotros viajaba, Pamplona en mitad de la noche nos daba la bienvenida.
Que maravilloso abrir los ojos el sábado y encontrarse con los primeros rayitos de sol que tímidos asoman por la puerta y parecían invitarnos a comenzar el camino con suma alegría ayudándonos así más fácilmente a dejarnos encontrar por el misterio que a cada uno de nosotros nos espera en el camino.

Yo personalmente comencé a caminar como tantos otros días; donde despistada, desorientada, e introducida en un sinfín de conversaciones…el llegar al destino parecía ser la única preocupación. Es bonito y divertido hacer el camino compartiendo con el resto de peregrinos, donde el silencio se deja llenar de entusiasmo, alegría y risas. Más en lo más profundo de cada uno de nosotros, el Señor sabe nuestro gran anhelo y necesidad de encontrarnos cara a cara con Él. Y es en ese momento cuando personalmente seducidos por un hilo de amor invisible decidimos continuar un pequeño tramo del camino algo apartados del resto de caminantes. En mi interior de una forma algo transcendental se acontecía ese “te llevo al desierto para hablarte al corazón”.

Verdaderamente no me hallaba en el desierto, más de alguna forma sentía ese deseo que Él había puesto en mi corazón de retirarme a caminar con Él, semejante a ese caminar de los discípulos junto a Jesús que algo desorientados y quizás sin saber dónde o por qué van junto a Él y deciden dejarse llevar por ese deseo de más.

Y aquí creo está la clave de toda peregrinación , cualquier acontecimiento de nuestro día a día puede ser reducido a una mera acción que ha de llevarse a cabo y que siempre en algún momento finaliza (como el caminar y llegar al Castillo de Javier)… más lo infinitamente asombroso es el sentido que todo ello adquiere cuando lo hacemos con Él, junto a Él y por Él; cuando dejamos fluir ese deseo y necesidad de ser encontrados por el mismo Jesús que nos llama y nos espera para hablarnos y estar junto a cada uno de nosotros.

En ese encuentro, en ese cara a cara; es donde el camino va encontrando su auténtico sentido. Disfrutando de mágicos momentos de diversión con el resto de peregrinos; pero mezclándolo también con tantos espacios donde la contemplación de la naturaleza que nos rodea y nos desvela el poder y la gloria de Dios, nos acerca a su misterio de amor con cada uno de nosotros.
Así Él se hizo presente en mitad de mi camino, en medio del ruido, el compartir y la euforia; Él sin embargo parecía conocer cuanto el silencio de mi corazón acallaba, y mi sonrisa tapaba.

Sabía cuan llena iba mi mochila de interrogantes, dudas, vacilaciones y tristezas que hacían el camino algo costoso y cansado y por ello me dijo “Ven a descansar junto a mí un rato”. ¿Cómo resistir a eso? Desde mi libertad, decidí comenzar a caminar desde el silencio y ahí experimente mi rostro a rostro con Él donde; bien es cierto que no encontré las respuestas que yo deseaba….encontré LA RESPUESTA. Y ¡!!!¡qué vacía se iba encontrando mi mochila desde entonces, pudiendo hacer el camino con total alegría y descanso… y pudiendo llenarla ahora de experiencias, amor, esperanza y fuerza!!!!!
En el fondo de mi corazón Jesús me decía:

- ¿Quieres respuestas?.... te diré cual es……AMA. Así es… no me importa la pregunta que hagas… pues la respuesta que hallarás es AMA.

¿Te sientes feliz y alegre? …AMA Y contagia.

¿Te sientes sola? …. AMA y evitarás así la soledad del otro y te olvidarás de la tuya.

¿Te han humillado criticado o acusado? …..AMA, se dueña de ti misma y así supera con mi gracia todo odio o rencor que tu pecado te lleva a sentir.

¿Te sientes abatida ante una enfermedad o tristeza? AMA y ofrécemela. ¿O acaso tú también me vas a abandonar?

¿Tienes ganas de huir o abandonar? CONTINUA y sigue… pero esta vez AMANDO a cada paso. Cierra tus ojos, siente mi mano y abre los ojos del corazón y la fe.

¿Te sientes enamorada? …Enseña a los otros a Amar, desde mi amor y mi entrega.

¿Te sientes decepcionado y confuso? Ama, obedece… aprende cuanto puedas y olvida cuanto no compartas… todo esto te sirve para encontrar tu verdadera identidad; con la que te pensé, creé y engendre. ¿Quién eres?, ¿Quién quieres ser?.

Esperaba toda respuesta posible menos esta… es más esperaba respuestas no exclusivamente una… Pero como siempre, Él sabe más….desea que aprendamos experimentemos ese AMOR que todo lo puede, que toda barrera rompe. Ese amor que nos saca de nosotros mismos (que es la mayor barrera que nos podemos encontrar), ese AMOR que no tiene límite alguno.
Señor enséñanos, enséñanos a darnos sin medida, enséñanos a amar contra viento y marea, enséñanos a salir de nuestro YO, de nuestros problemas y nuestro mundo. Pues no hay mejor forma de encontrarse con uno mismo que olvidándose de nuestro Yo. Ayúdanos Señor, que nuestra fragilidad es grande. Convierte nuestro “finito amor” en tu amor sin límite.

Este es el regalo que allí el Señor me tenía preparado, un verdadero encuentro con Él, pero lo maravilloso es que tiene uno para cada uno de los que tengan el valor de escuchar su corazón, de hacer silencio y pararse un poquito frente a Él con el corazón abierto a su gracia y amor. Pidámosle pues la gracia de hacer todo junto a Él, en su presencia, bajo su luz y su esperanza.

Esmeralda Domínguez

Postulante Sierva de Jesús

Madrid, marzo 2014.

Portafolio

Recomendamos