Intercesión de D. Mariano José en Lagos de Moreno, Jalisco

Grabar en formato PDF

Madre Camino Cano, superiora de la comunidad de la Casa de Formación y asistencia en Lagos de Moreno, Jalisco, México se encontraba en casa el día 27 de noviembre de 2019. Llamó al carpintero, el Sr. Andrés Muñoz Ortega, para que hiciera un trabajo de carpintería en el Aspirantado. Mientras se encontraba tomando medidas para las bancas de la capilla, el carpintero recibió una llamada de su esposa, avisándole que su hijo Benjamín (el único que tienen) había sufrido un accidente, había explotado un tanque de gas y estaba muy grave. El sr. Andrés se fue inmediatamente y Madre Camino junto a la comunidad iniciaron una novena a nuestro Padre Mariano José de Ibargüengoitia por la salud de Benjamín.

Benjamín Muñoz Alonso de 39 años, es casado y tiene tres hijos varones. Se encontraba en casa el día 27 de noviembre, había terminado de cambiar el tanque de gas que suministra a la casa y se encontraba en el pasillo, cuando sintió una fuerte explosión que le empujó hacia atrás. Unas llamas de fuego lo alcanzaron y pasaron por el frente de sus hijos que se encontraban en la sala. La casa quedó destrozada. Preocupado por sus hijos, se levantó para cerciorarse de que nada grave les hubiera pasado y no se percató que tenía todo el cuerpo abrasado. Sus hijos estaban bien. Su esposa Norma se impresionó al verlo, llamó a sus familiares y lo llevaron inmediatamente al hospital. De Lagos de Moreno fue trasladado a la ciudad de Guadalajara para proporcionarle una mejor atención.

El diagnóstico de Benjamín fue desalentador: tenía el 60% de su cuerpo quemado y tenían que esperar más de 48 horas para determinar cuántos injertos debían realizarle. Los médicos indicaron a Norma, que 6 de 10 pacientes, con estas condiciones fallecían y que si salía adelante tendría que pasar hospitalizado un tiempo mínimo de 6 meses, sometiéndose a injertos y cuidando no tener infecciones. Norma y los padres de Benjamín pensaron en alquilar un departamento en Guadalajara para estar más cerca de él.

Las hermanas Siervas de Jesús preguntaban al Sr. Andrés sobre la salud de Benjamín y continuaban rezando la novena a nuestro Padre Mariano José.

El tratamiento de Benjamín consistió en lavado quirúrgico de todas las áreas quemadas, por lo que era llevado diariamente al quirófano. Los médicos indicaron que tendrían que realizar injertos en las zonas de mayor quemadura, sin embargo, cuando destapaban los vendajes para lavar se percataron que le regeneración de la piel había avanzado de manera muy rápida. “Ahora solo se observa el 50% de quemaduras” … dos días más tarde se planeaba comenzar con los injertos y al realizar la valoración se asombraron de que ya había regenerado la piel y tenía solo el 40% de quemaduras. Continuaron con el tratamiento y tenían que suspender la valoración para los injertos porque se observaba una cicatrización fuera de lo común. Así día tras día se asombraban de su mejoría.

Benjamín no necesitó ningún injerto. Salió del hospital 23 días después del accidente con la piel totalmente regenerada, con el asombro de los médicos y con la certeza de que esto solo ha sido posible a través de un milagro.

Benjamín cuenta que durante la estancia en el hospital se encomendó a Dios y sentía la presencia de 4 angelitos junto a sus brazos. También era visitado diariamente por un varón que entraba a su cuarto, tomaba una silla y se sentaba a sus pies para acompañarle. Esta persona le daba paz. No sabía cómo se llamaba y tampoco le miraba su rostro, pero Benjamín lo saludaba y le llamaba “Don José”. Su vestimenta era oscura. Benjamín relata que no recuerda la visita de sus familiares, ni siquiera reconoce los rostros de los médicos o de las enfermeras(os) que lo atendieron, pero su mayor recuerdo fue la visita de “Don José” que lo acompañó todos los días. No sabe porque lo llamaba así, dice que se le ocurrió llamarlo así.

La familia de Benjamín narra que ellos rezaron durante este tiempo a la santísima Virgen en la advocación de “nuestra Señora Rosa Mística”, mientas que las hermanas Siervas de Jesús lo encomendaron a nuestro Padre Cofundador, sacerdote Don Mariano José.

Benjamín visitó la casa de las hermanas Siervas de Jesús el día 19 de enero de 2020, agradeciendo sus oraciones y narrando su experiencia con Don José en el hospital. Para nosotras, hermanas Siervas de Jesús, estamos seguras que nuestro Padre Mariano lo cuidó y lo visitó como un padre que vela por sus hijos.

Lagos de Moreno, Jalisco, 23 de enero de 2020

Recomendamos