Estás aquí: Portada > Noticias


Inauguración del Noviciado de Douala - Camerun

Grabar en formato PDF

Nombramiento de la Hermana Alexandra Torres como Maestra de Novicias. Bendición de la casa Noviciado. Toma de hábito de Angeline Gerorgip y Marie Paule Simonie. Fueron tres actos importantes celebrados en este significativo día para las Siervas de Jesús.

En el 142 aniversario de la Fundación del Instituto, la Congregación es bendecida por el Señor en África con dos Hermanas que después de un periodo largo de Postulantado piden ser admitidas a compartir nuestra vida y misión. Son Angeline y Marie Paule.

Bien temprano, en el rezo de Laudes se dio lectura al nombramiento de Madre Alexandra y se presentaron al Señor todos los acontecimientos que se iban a celebrar en el día, especialmente se pidió por las Hermanas que iban a comenzar su Noviciado con el acto de la Toma de habito y por Madre Alexandra que comenzaba su misión de Maestra de Novicias.

En el desayuno, abrazos, felicitaciones y un pequeño obsequio de recuerdo. Mucha emoción y alegría.
A las 12:00 la solemne Eucaristía presidida por el P. Giuseppe, Vicario Episcopal y concelebrada por el P. Anthony. Estuvieron presentes Madre Mª Jesús Gómez, Superiora de la casa de Bonaberi y de la casa Noviciado, con dos Hermanas de la Comunidad.

Vinieron los padres y varios familiares de Angeline, los padres y hermanos de Marie Paule, los responsables de sus grupos Neocatecumenales, las Aspirantes y los Seminaristas que llevaron la Liturgia y los cantos con gran solemnidad.
Antes de comenzar el acto litúrgico, una Hermana leyó la monición en la que explicaba el significado del acto que se iba a celebrar, y haciendo especial mención al 142 Aniversario de la fundación del Instituto.

La ceremonia se realizó según las normas del Ritual. Cuando Angeline y Marie Paule entraron en la capilla vestidas con el hábito, la Asamblea las recibió con un gran aplauso. Estaban radiantes, parecían resonar las palabras del Salmo 44: “Ya entra la princesa bellísima..., las llevan ante el rey con sequito de vírgenes”.Concluido el rito de la toma de hábito comenzó la Eucaristía.

La homilía del P. Giuseppe fue sobre el evangelio del día: “El que quiera ser grande entre vosotros que se haga servidor de todos”. Aquí quedaba definida la vocación de Siervas de Jesús, que abrazaban Angeline y Marie Paule.
El canto del ofertorio, en francés como toda la liturgia, resonaba con intensidad: Me voici, me voici… (Heme aquí, heme aquí Señor que vengo para hacer tu voluntad)

Al final de la Misa, fue la bendición de la casa, mientras en la capilla se cantaba a todo pulmón el salmo de la creación para dar gracias a Dios por todo lo que se estaba celebrando.

Después de la Misa se compartió la comida en familia con los asistentes y la sobremesa se alargó con cantos y charla.

Al final del día, se dio gracias a Dios por tantos beneficios como concede a sus Siervas.

Portafolio

Recomendamos