Eduardo da gracias a Dios y a D. Mariano que siempre le escucha

Grabar en formato PDF

Soy un feligrés habitual en las Siervas de Jesús de Madrid y junto a estas Hermanas comparto todos los días los rezos y la Eucaristía, siendo un gran regalo de Dios para mí. Es aquí donde he conocido al padre Mariano José, su vida y su santidad, y desde entonces le pido su intercesión ante Dios en todas mis necesidades y las del mundo. De forma especial, en dos ocasiones, le he encomendado la “búsqueda” de personas desaparecidas, que luego han sido encontradas sanas y salvas, incluso después de pasar por circunstancias extremas. Ahora celebran “dos aniversarios”: en referencia al día de su nacimiento y el de su aparición. Yo no puedo menos que dar gracias a Dios y al padre Mariano, que siempre me escucha, y al que cada vez me siento más unido.

Eduardo M., Madrid 2016

Recomendamos